martes, abril 04, 2006

Historias urbanas: un hasta pronto a Gabriel Branca

Un abrazo hasta Italia para tí, Gabriel. Para Uds. un cuento del joven escritor.

Secreto Nacional
por Gabriel Branca
Ella apareció en el callejón. El sudor corría por su frente. Me escondí tras el marco de una puerta. Venía en mi dirección, así que cargué el arma. Oí el disparo de uno de mis hombres y la vi caer de cara al suelo. Nos acercamos. Me cercioré que no respiraba y que el pulso era lento. Estaba totalmente inconsciente pero aún olía a miedo y sangre. Era solo cuestión de unos minutos y estaba hecho: secreto nacional a salvo. La recogimos y la tiramos en la calle trasera de un burdel. Quién lo diría, de embajadora americana a prostituta colombiana.
La guerrilla es cosa seria. Ella no debió husmear en las informaciones confidenciales. Siempre dije que era demasiado curiosa. Le hubiera ido muy bien en algún país donde se necesite gente con olfato. Es una lástima que sus días terminaran así. A mí y a mi equipo nos dio trabajo. Se escapó de nosotros por una semana. Pero nadie se burla del reparto especial “Death Calls”. Así que luego tuvimos unas maravillosas vacaciones en Bogotá, hermoso lugar. Tres semanas más para seguir haciendo creer al mundo que estaba secuestrada por la guerrilla, la cual obviamente manejamos desde Estados Unidos.
Ahora estoy frente a un ataúd vacío en el cual se piensa que está la patriótica embajadora. No se le muestra al público porque dijimos que está irreconocible a causa de las torturas y mutilaciones. Lo cuál no está muy lejos de la verdad, porque no debió quedar muy bonita después de la estrellada. Recuerdo que me costó reconocerla a causa de toda la sangre que tenía en el rostro.
- Death Calls.- Me susurra alguien al oído. Volteo y descubro una larga cabellera negra, mojada por la lluvia, y una chaqueta de cuero oscura que cuelga hasta los talones. Me dice que le siga. Imagino que es un contacto para alguna nueva misión de mi equipo. Les gusta vestir de modo extraño. Salimos del salón y vamos a una calle secundaria detrás del edificio. Parece ser una mujer. Me gusta como le queda su larga chaqueta, le combina con el precioso cabello negro. Se acerca para arreglarme la corbata y, de pronto, me apunta con una pistola. Observo bajo la luz del farol de la calle a mi bella enemiga: veo una cicatriz que crece desde su ceja izquierda y se pierde en el voluminoso cabello. Me quita el arma que traigo escondida bajo mi saco. Ahora reconozco el olor de su miedo: es la embajadora. La herida le dio un aire muy sensual que no recordaba en ella. Se alza la camisa y me dice:
- ¿Ves esta cicatriz?- señala un círculo muy vistoso en su torso.
- Sí - respondo a la pregunta.
- Pues se logra con mucho ron y una pinza de ginecólogo de burdel barato.
Cuento de J. Gabriel Branca F. * Todos los derechos reservados *
Metrópolis:
Eventos literarios en la gran ciudad
5 de abril * Presentación del libro 100 años de liberalismo, de Carlos Orillac. Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R., Sala Extranjera, 6:30 p.m.

7 de abril * Taller de relatos breves, dictado por Carlos Wynter. Todos los viernes* 6:00 p.m. Exedra Books

8 de abril * Reunión de Círculo de Lectores. Tema libre. Biblioteca Nacional, Salón de Uso Múltiple, Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R. 2:00 p.m.
8 de abril * REUNION DE AUTORES PANAMEÑOS, Café Exedra, Entrada Libre. 2:30 a 5:00 p.m.
10 de abril * Café Literario. Exedra Books, desde las 7:00 p.m.

2 Comments:

At 8:53 a. m., Blogger La Compania y skarabeu.14.06.3114-22.11.15487 said...

Algunos paresen aburridos, pero en total estan bastante buenos. Conoces ha alguien que tenga un estilo fantasmagorico aqui en Panama? Tipo H P Lovecraft o Alan Poe, por citar.Me gustaria leer algo asi

 
At 9:16 a. m., Blogger Circe said...

Hay una tal Lilia Mendoza que escribe esa clase de cuentos. Ahora, si eres fanático del Sr. Allan Poe, te recomiendo que leas cuentos de Julio Cortázar (Argentino), i.e. "La noche de mantequilla", "Circe" entre otros. En el ámbito nacional lee a Enrique Jaramillo Levi y a Bolpivar Aparicio, que tienen cuentos que juegan con la temporalidad del ser, duplicación y mundos paralelos (creepy!).
Agradecería, como editora, que fueras más directo con tu crítica de los cuentos aquí plasmados. "Aburrido" realmente no empieza a describir la apreciación de una obra literaria.
: )
Saludos,

Lilia Mendoza

 

Publicar un comentario

<< Home